¡Atrae cosas nuevas a tu vida!

¿Tienes el hábito de juntar objetos inútiles creyendo que un día (quién sabe cuándo) vas a necesitarlos? ¿Tienes el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usas desde hace mucho tiempo? Y dentro de ti, ¿tienes el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos y demás?

¡No hagas eso! ¡Va contra tu prosperidad! Es preciso que dejes un espacio, un vacío, para que cosas nuevas lleguen a tu vida. Es preciso que te deshagas de todo lo inútil que hay en ti y en tu vida para que la prosperidad llegue. ¡La fuerza de ese vacío es lo que absorberá y atraerá todo lo que deseas!

Mientras estés emocional y materialmente cargando sentimientos viejos e inútiles no tendrás espacio para nuevas oportunidades. Los bienes necesitan circular. Limpia los cajones, los armarios, el garaje. Da lo que ya no uses. La actitud de guardar cosas inútiles encadena tu vida. No son los objetos guardados los que estancan tu vida, sino el significado de la “actitud de guardar”.

Cuando se guarda es porque se considera la posibilidad de falta, de carencia. Se cree que mañana podrá faltar. Que no tendrás manera de cubrir esas necesidades. Con esa idea le estás mandando dos mensajes a tu cerebro y a tu vida: que no confías en el mañana, y que piensas que lo nuevo y lo mejor NO son para ti. Por eso te alegras guardando cosas viejas e inútiles.

¡Deshazte de lo que ya perdió el color y el brillo, deja entrar lo nuevo a tu casa y dentro de ti mismo!

Lousie Hay.

 

Consejo del Tarot de Osho – La carta de hoy: CONSCIENCIA

El rumbo estelar, la jornada humana, el acuerdo kármico, la senda espiritual; todas y cada una de estos estadios son sostenidos e impulsados por una sola fuerza, la del amor y llegan al estado e prosperidad por una sola vía fecunda la de la consciencia.

Consciencia para saber los cuando y como.

Consciencia para mirar al otro en mi.

Para generar bienestar, más allá de mis malestares.

Y así transar el egoísmo por el bien común, que es donde florecen todas las oportunidades, todos los cambios y todas los saltos de discernimiento, que desembocan en el puerto seguro, donde finalmente asimos la mano creadora y nos reconocemos como creadores sin las soledades de quien no ha tocado esta certeza.

El llamado es a ver más allá de lo propio y así comprender que la sanación que nace en mi, es la base de la inspiración que me saca de lo individual para expandirme y tocar cada instancia en pos del movimiento generoso que nos vincula a la abundancia personal, individual, universal.

Entonces consciencia no es solo saber de mi, de mis responsabilidades personales y mis actos en coherencia, sino comprender que cada soplo de mi vida, está ligado a una danza infinita donde todos sostenemos una experiencia transversal, a través de cada sencillo acto de respirar la existencia para decir si, soy y estoy.

 

Con amor,

Ale para Casa de Tara

Terapeuta Holística

 

OSHO nos dice: Venimos de lo desconocido y continuamos moviéndonos hacia lo desconocido. Volveremos otra vez; hemos estado aquí miles de veces y estaremos aquí miles de veces. Nuestro ser esencial es inmortal, pero nuestro cuerpo, nuestra corporeidad es mortal. El marco en el que nos movemos: nuestras casas, el cuerpo, la mente, están hechos de cosas materiales. Se cansarán, se envejecerán, morirán. Pero tu conciencia, para la cual Bodhidharma usa la palabra “no-mente” -Guatama el Buda también ha utilizado la palabra “no-mente” – es algo más allá de la mente y el cuerpo, algo más allá de todo, esa no-mente es eterna. Es expresada y se va nuevamente a lo desconocido. Este movimiento de lo desconocido hacia la conocido y de lo conocido a lo desconocido, continúa por la eternidad, a menos que alguien se ilumine. Entonces ésta es su última vida. Entonces esta flor ya no volverá. Esta flor ha tomado conciencia de sí misma y no necesita regresar a la vida, porque la vida no es más que una escuela de aprendizaje. Él ha aprendido la lección, ahora está más allá de las ilusiones. El se moverá de lo conocido, por primera vez, no hacia lo desconocido, sino hacia lo incognoscible.  –  Osho Bodhidharma, the Greatest Zen Master Chapter 5

68. BUDA Conciencia

Carta viajando del Tarot Zen de Osho.

 

Consejo del Tarot de Osho – La carta de hoy: VIAJAR…

Cuando dejamos que la vida canalice nuestro viaje, reconociendo a nuestro piloto interno como conductor y la mano divina como guía y referencia, podemos emprender la travesía más prodigiosa y mágica de todas. Los caminos entonces se abren abundantes de paisajes, vínculos y experiencias y, sabemos siempre la próxima ruta y su finalidad.

El viaje vital humano no tiene otro sino, que el que el espíritu pueda cumplir con su destino kármico-evolutivo, para ir traspasando metas superiores y alcanzando anhelos trascendentes.

Si el viaje se aborda sólo desde la materia, dejamos morir aquella parte nuestra más fecunda, infinita e inagotable.

Por desarrollar exclusivamente una vida física, le quitamos bríos a la verdadera existencia y al ánima que como un cometa, ha viajado eones para recoger nuestros frutos perennes y atesorar lo que debemos resarcir, para renacer y florecer una vez más al alero del nuevo camino cósmico y virtuoso.

El llamado es a; desplegar las alas en la liviandad que da la certeza, de que vuelo siempre asistido y sostenido por presencias incondicionales y el inagotable combustible, de mis aspiraciones más sagradas.

Viajemos, gocemos, descubramos todo lo que se ha puesto para nuestro asombro y felicidad.

Renunciar al gran recorrido esencial es, abdicar a mi recorrido estelar que nos lleva al manifestar y ser.

Con amor,

Ale para Casa de Tara

Terapeuta Holística

 

OSHO nos dice: La vida es una continuidad siempre y siempre. No hay un destino final. Siempre es un “ir hacia”. Simplemente el peregrinaje, simplemente la jornada en sí misma es vida, sin llegar a un cierto punto, sin meta; sólo danzando y el estar en el peregrinaje, moviéndose alegremente, sin preocuparse por el destino. ¿Qué harás al llegar al destino? Nadie lo ha preguntado porque todo el mundo está tratando de tener un destino en la vida. Sin embargo, las implicaciones… si realmente llegas al destino de la vida, ¿entonces qué? Entonces vas a sentirte muy perplejo, no hay a dónde ir… has llegado al destino final y en la jornada lo has perdido todo. Has tenido que perderlo todo. Así que, al permanecer desnudo en el destino final, mirarás a tu alrededor como un idiota: ¿Cuál era el motivo? Estabas afanándote tanto, estabas preocupándote tanto y este es el resultado.
Osho Rinzai: Master of the Irrational Chapter 7

VIAJANDO

Carta viajando del Tarot Zen de Osho.

 

Flores de Bach: Beech y Rock Water; La bondad de nuestras rigideces.

Cuando empieza el camino de sanación y miramos al desnudo todas nuestras rigideces, solemos evaluarlas como una parte del ser que nos llena de vacíos, que genera distancias e inarmonías y por ende, debemos extirpar de nuestro ser. Más si las miramos con perspectiva y con mucho amor, vemos detrás de ellas, las manos salvadoras que nos han asistido en los momentos álgidos de nuestra vida, donde la falta de amor nos ha golpeado, donde la violencia en sus múltiples expresiones, nos ha lacerado y entonces nuestra frágil alma ha tenido que envolverse en esas capas de dureza, para poder sortear lo mejor posible la violencia recibida y asir la mano firme y salvadora, de las estructuras emocionales y mentales, para lograr reconstruirnos y sobrevivir.

Así continuamos dando forma a nuestra existencia, amparados por ese sistema confiable de patrones que nos van permitiendo desarrollarnos e ir siendo aquello que vinimos a ser. Las estructuras son cada día entonces alimentadas y aprobadas, yendo a cada paso más profundo en las honduras de nuestro ser. Ya somos esas rigurosidades, las validamos y justificamos.

Cuando el proceso de sanación nos muestra, que ellas son, la barrera que nos separa de la libertad del ser más autentico, donde se plasman todas las creatividades y donde hallamos las respuestas relacionadas con el bienestar y la felicidad, nos negamos. No podemos verlas como lo que nos inhibe, las defendemos a morir.

Sacar las rigideces, las estructuras, puede ser tan doloroso como un sacar algo físico. Ellas nos han sostenido, nos han allanado el camino, en nuestros días de más indefensión. ¿Como hoy poder mirarlas con desprecio y querer alienarlas de nuestras vidas? En su momento fueron nobleza, hoy nos separan de la verdad interior.

La oportunidad que nos entregan Beech y Rock Water, tiene que ver justamente con hacer esta transición en infinita gratitud e ir lentamente liberando para religarnos a las estructuras espirituales superiores, de donde la verdadera fuerza y motivación provienen y que son el enlace seguro entre la divinidad, nuestra materialidad y la parte más elevada de lo que somos. Nuestra propia Trinidad.

Soltar las estructuras humanas para reconocer las estructuras espirituales, es lo que nos ofrecen estas bellas flores. Un camino de humildad y confianza, que nos darán el retorno de esa libertad que un día perdimos, en pos de poder subsistir.

Cuando permitimos que la estructura humana ceda, sabiendo que, hay un sostén infinitamente más seguro y amoroso, que nace en mi y termina en los confines de la fuente creadora, hemos entendido todo, somos nuevamente libres y la relación es inminente en el contexto de una nueva existencia, sin condicionamientos y sólo impulsada por la necesidad de la expresión total de todos nuestros dones y todas nuestras manifestaciones de vida. Comienza realmente entonces, el camino evolutivo, vital y espiritual.

Ellas nos sacan amablemente de las estructuras para abrirnos a la ternura, la compasión, la empatía, la comprensión, la liviandad, la alegría, la solidaridad, la paciencia, la aceptación, paz interior, serenidad, certeza, flexibilidad, confianza, perdón, entre otras muchas manifestaciones, personales e individuales.

Dejemos que estas flores amorosas nos lleven a las puertas de esa liberación y permitámonos cruzar sabiendo que, del otro lado nos espera la verdadera estructura por habitar, la que nos recuerda que siempre hemos sido amados y que en nuestro interior brilla una luz tal, que ninguna coraza puede silenciar.

Otras flores que ayudan a trabajar la rigidez son: BAUHINIA, BLUEBELl, HIBBERTIA, PINK MULLA MULLA, CHERRY PLUM, OAK, ROSA CHINELIS, ALOE VERA, BABY BLUE EYES, CAYENNE, CHAMOMILLE, DANDELION, NICOTIANA, ABEDUL, CANELILLO, NALCA, ERIANTHUM, PATIENS, PIPER, VERBENA.

Finalmente no olvidemos, para poder mirarnos con esa generosidad que nos sanará, que detrás de cada estructura hay mucho dolor; debajo del perfeccionismo, ansias de ser reconocidos; al lado de todas nuestras rigideces, nuestro ser más afectivo pidiéndonos a gritos, un poco más de alegrías.

Con amor,

Ale para Casa de Tara.

Terapeuta Floral Transpersonal.

Maestra de Reiki y Canalizadora.